Enric Mas, el discípulo de Contador y la principal promesa del ciclismo español

Enric Mas, el discípulo de Contador y la principal promesa del ciclismo español

“La vuelta quiero hacerla, a ver si me dejan“, declaró Enric Mas hace unos meses en una entrevista en ‘Ciclismo a Fondo’. El corredor mallorquín ostenta todas las papeletas para ser el nuevo impulso generacional del ciclismo español tras el que está acometiendo figuras como Mikel Landa. De la escuela de Alberto Contador y, con tan sólo 22 años, en la Vuelta a Burgos hizo un cuarto puesto el martes -a 5 segundos de Landa- que confirman la apuesta de triunfar con el pedaleo. Es su primer año en un equipo World Tour, desde que el Quick-Step lo ascendió del Klein Constantia, su filial checo. “De los jóvenes, es de los que despierta más esperanzas“, afirman desde su entorno a El Confidencial.

Su presencia en La Vuelta a España está aún por decidir, pero todo indica que sus números le conducen a su debut en una gran vuelta. “Esperemos que se así”, asegura Joxean Fernández. ‘Matxín’ le echó el ojo hace un año cuando ya despuntaba, a su temprana edad, en los campeonatos españoles. En 2015 fue segundo en la Vuelta a Bidasoa, tras ganar una etapa en la prueba vasca, y segundo en la general de la Vuelta a Palencia.

Enric Mas, el escalador veloz

Con el Klein Constantia ganó la Volta ao Alentejo, en Portugal, y el Tour des Pays de Savoie en Francia. “Se confirman sus resultados de amateur”, dice su entorno en una charla con este periódico. Resultados que lo catapultaron hasta el primer equipo, en el que compite con corredores de la talla de Julian AlaphilippeMatteo Trentin o el propio Daniel de la Cruz.

“La vuelta quiero hacerla, a ver si me dejan“, declaró Enric Mas hace unos meses en una entrevista en ‘Ciclismo a Fondo’. El corredor mallorquín ostenta todas las papeletas para ser el nuevo impulso generacional del ciclismo español tras el que está acometiendo figuras como Mikel Landa. De la escuela de Alberto Contador y, con tan sólo 22 años, en la Vuelta a Burgos hizo un cuarto puesto el martes -a 5 segundos de Landa- que confirman la apuesta de triunfar con el pedaleo. Es su primer año en un equipo World Tour, desde que el Quick-Step lo ascendió del Klein Constantia, su filial checo. “De los jóvenes, es de los que despierta más esperanzas“, afirman desde su entorno a El Confidencial.

Su presencia en La Vuelta a España está aún por decidir, pero todo indica que sus números le conducen a su debut en una gran vuelta. “Esperemos que se así”, asegura Joxean Fernández. ‘Matxín’ le echó el ojo hace un año cuando ya despuntaba, a su temprana edad, en los campeonatos españoles. En 2015 fue segundo en la Vuelta a Bidasoa, tras ganar una etapa en la prueba vasca, y segundo en la general de la Vuelta a Palencia.

Enric Mas, el escalador veloz

Con el Klein Constantia ganó la Volta ao Alentejo, en Portugal, y el Tour des Pays de Savoie en Francia. “Se confirman sus resultados de amateur”, dice su entorno en una charla con este periódico. Resultados que lo catapultaron hasta el primer equipo, en el que compite con corredores de la talla de Julian AlaphilippeMatteo Trentin o el propio Daniel de la Cruz.

“No soy tan fuerte como esta gente que anda tanto”, dijo en aquella entrevista, pero el martes consiguió ese cuarto puesto en Burgos tan significativo ante los mejores… “Sabe lo que quiere y tiene las cosas claras desde siempre”, comenta Matxín a El Confidencial resaltando su facultad psicológica.

Con 1,77 metros de altura, el de Artá es un corredor “completo, idóneo para carreras por etapas”. El español es un pequeño escalador entre los tallos belgas, aunque también tiene habilidad para hacer buenos números como contrarrelojista. “Es muy buen escalador, pero tiene velocidad”, afirman desde su equipo, que en los próximos días debe decidir si le dejan correra la gran ronda española. Su “buena recuperación”, como indica Matxín, es su as en la manga para este tipo de competiciones de tres semanas.

De la escuela de Contador

Enric Mas comenzó a montar en bici en la escuela de su pueblo, Artá. Un amigo le recomendó que se alistara tras su fuerte afición por las bicicletas. Su abuelo, al que no llegó a conocer bien porque falleció era muy pequeño, también era un gran aficionado. De él, cuentan los que le conocieron que iba al velódromo para apostar por los corredores más veloces.

Cuando le llamó Fran Contador (hermano del ciclista) para su equipo no se lo pensó. Enric inauguró el equipo de formación del ciclista de Pinto y allí compitió durante dos temporadas antes de dar el salto al equipo belga. “Impecable“, así definen su actitud personas cercanas a la fundación del campeón de las tres grandes. “Es un ciclista en el que puedes confiar para que no te falle en una carrera”, comentan.

Incluso el mismo Contador lo eligió en 2015 para entrenar junto a él y su equipo (por aquel entonces el Tinkoff-Saxo) de forma profesional. Fue en Sicilia, lo que convenció al corredor mallorquín: “Antes de eso ya me lo tomaba en serio, pero al convivir con ellos ya vi claro que quería ser profesional lo antes posible“, declaró para un medio local.

“No es lo mismo pensar en ser profesional que verte allí”, confesó Enric Mas en tierras italianas. Lo que no sabía es que dos años después se iba a ver entre los mejores del pelotón y como promesa del ciclismo español. Contador sigue sin asegurar su presencia en La Vuelta a España, pero de ir los dos se verían las caras. ¿Superará el alumno al maestro?

FUENTE: EL CONFIDENCIAL

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *