Las Carreras

Category Archive Las Carreras

El deporte extremo se toma a Ubaté

Este 29 de julio los amantes del Bmx Calle, Bmx Freestyle, Skate, Parkour tienen una cita en el parque principal Los Libertadores, a partir de las 9:00 de la mañana.

Dentro del Festival de la Alegría que llevará a cabo a finales de julio y comienzos de agosto, hay bastante actividad deportiva en Ubaté.

Extremos
Habrá competencia de carritos esferados, ciclipaseo a la madrugada, esto a partir de las 4:00 de la mañana, competencia equina en el estadio municipal y hasta exhibición de bicicletas y carros antiguos.

Pues el alcalde Edgar Márquez, y Sandra Chávez, le abren un espacio para los jóvenes amantes del deporte extremo, como lo es el Skate, BMX Calle y Freestyle, ellos deben de hacer figuras y una exhibición de sus habilidades sobre la bicicleta o el monopatín.

Los expertos en el Parkour, (superar obstáculos con el cuerpo, pies y manos y nuevo deporte que se impone en Colombia), también tendrán su espacio y concurso del que mejor salte y tenga más habilidad y elasticidad para hacer los movimientos.

Las inscripciones
Los interesados se deben inscribir en la Unidad de la Juventud, el Deporte y la Recreación de Ubaté, con Sandra Chávez. Es gratis. Solo se debe tener las capacidades para hacer bien las cosas, bajo su responsabilidad y riesgo, porque tanto el Skate, como el BMX y el Parkour, tienen su toque de riesgo para la integridad de sus practicantes.

La cita
El evento es el sábado 29 de julio a partir de las 9:00 de la mañana en el parque Principal Los Libertadores de Ubaté, donde se va adaptar la pista con los obstáculos móviles.

La invitación es para todos los ciudadanos para que apoyen a estos jóvenes que practican estos deportes extremos.

FUENTE: HSB

El Sky de Froome caza a Martin y Contador en los abanicos

Michael Matthews encontró petróleo en una de esas etapas calificadas de transición. No hubo tregua en vísperas de los Alpes. El australiano se impuso en la meta y en el sprint especial, para pegar un buen mordisco al maillot verde de Marcel Kittel. En la lucha por el amarillo también hubo trisca. El Sky de Chris Froome provocó abanicos en el último tramo que sorprendieron a tres gallos: Dan Martin y Louis Meintjes perdieron 51 segundos y Alberto Contador se fue a 1:33.

Si usted conectó la televisión cuando restaba una hora o una hora y media de carrera, que suele ser lo habitual en este tipo de recorridos llanos, quizá se extrañó al encontrarse con una situación atípica en el Tour. No rodaba ninguna escapada por delante. Y al frente del pelotón tiraba el Sunweb, que no tiene un velocista puro en sus filas. Todo tenía una explicación, por supuesto.

En el ondulado trazado inicial sí se había formado una fuga, integrada por De Gendt (un clásico), Chavanel, Edet, Degand e Impey. Hago un paréntesis en este último nombre, que tiene su historia. Daryl Impey se convirtió en 2013 en el primer ciclista africano que se enfundaba el maillot amarillo del Tour. Es sudafricano de nacionalidad, natural de Johannesburgo. Y este martes, 18 de julio, se celebraba el Día Internacional de Nelson Mandela. Una fecha muy especial. Justamente hace dos años, el Dimension Data, entonces denominado MTN-Qhubeka, logró la primera victoria de un equipo de ese continente, con el británico Stephen Cummings. Mandela siempre es una motivación extra.

Kittel, el sprinter más laureado de esta edición con cinco victorias, se había quedado cortado en el rápido arranque de la jornada. Eso es lo peor que le podía haber ocurrido a los fugados. Y también al Quick Step, que no tuvo la picardía de dejar escaparse a Matthews. El australiano pelea también por la prenda verde, especialmente en esas jornadas de montaña en las que el alemán se queda en el autobús de cola. Su estrategia es meterse en todas esas escapadas para puntuar en los sprints intermedios. Esta vez ese punto estaba a falta de 40 kilómetros para la meta. Y Matthews no quería desperdiciar la oportunidad. Así que puso a tirar al Sunweb para neutralizar cualquier alegría y cazar su objetivo: otros 20 puntos a la saca.

Hasta ese momento, la mayor noticia de la jornada había sido el abandono por enfermedad del neozelandés George Bennet, uno de los protagonistas de este Tour, que ocupaba la 12ª plaza de la general. Tampoco había tomado la salida otro ilustre, Philippe Gilbert, por gastroenteritis. Otra alerta de la narración en directo era que Alberto Contador se había quedado ligeramente descolgado por una avería, pero se reincorporó pronto.

El Trek de Contador fue el primer equipo que intentó alguna travesura con el viento en el tramo final de la etapa. No logró alterar el corral. Al Sky de Froome le inspiró la idea, puso a Michael Kwiatkowski en cabeza y empezó a meter cuenta. Fue un momento de máxima tensión, que hizo rodar por los suelos a Jarlinson Pantano. Fabio Aru y Romain Bardet sufrieron de lo lindo para mantenerse delante. No lo consiguieron Dan Martin y Meintjes. Ni tampoco Contador, atrapado en su propia telaraña. También sucumbieron los últimos velocistas supervivientes: Greipel y Bouhanni. Un desenlace ideal para Matthews, que logró su segunda victoria y ya acosa a Kittel en la lucha por el verde: está a 29 puntos.

Ahora arriban dos días en los Alpes. Cambio de tercio. Sin pausa. Llega el momento de ganar el Tour. O de no perderlo. Nada menos.

FUENTE: AS

Froome y Nairo llenan de elogios a Rigoberto Urán

El corredor británico del Sky, Chris Froome, declaró este lunes en la segunda jornada de descanso del Tour de Francia, que el colombiano Rigoberto Urán, cuarto en la general, puede “pelear por el maillot amarillo”, que luce Froome.

“Es uno de los mejores contrarrelojistas, así que creo que Rigoberto está realmente preparado para el podio y para pelear por el maillot amarillo”, indicó Froome, que saca 29 segundos a Urán.

“De cara a Marsella (contrarreloj individual) él es una gran amenaza”, añadió Froome.

“Fue segundo en el Giro de Italia (2013 y 2014) y es capaz de resistir tres semanas a gran nivel”, explicó Froome sobre su rival del Cannondale, que está realizando su mejor Tour de Francia, en el que ya ha ganado una etapa.

“Rigoberto Urán no aparece entre los favoritos porque no cuenta con un equipo que ruede delante controlando la carrera para él”, sentenció Froome, que sí disfruta en cambio de un elenco de corredores a su lado capaces de remolcarle en los momentos de debilidad.

“Urán puede estar en el podio”: Quintana

Por su parte, Nairo Quintana también confía en las posibilidades de su compatriota Rigoberto Urán en el presente Tour y cree puede estar en el podio.

El colombiano del Movistar ya se ha despedido de hacer algo importante en el Tour, siendo undécimo en la general tras la decimoquinta etapa, a 6 minutos y 16 segundos del líder, el británico Chris Froome, mientras que Urán es cuarto a 29 segundos del ‘maillot’ amarillo.

“Creo que si tiene buenas piernas como las que está teniendo, además de una buena estrategia que le pueda favorecer, puede estar en el podio. Es uno de los mas fuertes de los que están ahí. Está muy cerrada la lucha por el podio. Piernas tiene. Luego están las estrategias”, afirmó este lunes Nairo Quintana, en rueda de prensa en Le Puy en Velay, en la jornada de reposo.

Froome lidera con 18 segundos sobre Fabio Aru, mientras que el francés Romain Bardet es tercero a 23 y Urán cuarto a 29.

“Que haya tan pocas diferencias entre los primeros significa la igualdad de casi todos. Hay una igualdad que años atrás no había habido. Otros años había una superioridad de un equipo. Froome no ha sacado las ventajas de otros años. Va a ser un final de Tour muy interesante. Cualquiera de ellos puede pelear por el triunfo”, explicó Nairo.

FUENTE: EL COLOMBIANO

Marino Lejarreta: mejor en las grandes de tres en tres

Marino Lejarreta Arrizabalaga (14-5-1957, BérrizVizcaya) era un corredor curtido de 33 años cuando logró completar la triple corona. Ya había conquistado etapas en la Vuelta y en el Giro, pero le faltaba un gran día en el Tour. Sucedió en 1990, en el Macizo Central, en una jornada que arrancó de Le Puy en Velay, donde hoy descansa la carrera, y acabó en Millau, en un puerto de primera: Causse Noir.

Lejarreta partió “muy motivado” por la victoria que había logrado el día anterior su compañero Eduardo Chozas en Saint Étienne, en el Tour del debut de la ONCE. “Tras ese éxito, decidí probar suerte. Siempre he preferido luchar por la general, pero la verdad es que estaba necesitando un triunfo así”, declaró el vasco tras la etapa. Las crónicas de la época elogiaban al director y al médico de aquel nuevo equipo: Manolo Saiz y Eufemiano Fuentes.

Por aquellos años, el Junco de Bérriz había tomado la costumbre de participar en las tres grandes vueltas, que entonces se disputaban en otro orden: Vuelta, Giro y Tour. Lo hizo en 1987, en 1989, en aquel 1990 y lo repitió en 1991. “Las tres veces que lo he hecho es cuando mejor se me ha dado el Tour”, analizó Marino.

Lejarreta tuvo 27 participaciones en grandes desde 1979 hasta 1991, divididas así: 12 en la Vuelta (1º en 1982, por descalificación de Ángel Arroyo; 2º en 1983, y 3º en 1991); 7 en el Giro (siempre top-ten, con dos cuartos puestos en 1984 y 1987) y 8 en el Tour (5º en 1989 y 1990).

Miguel Indurain fue segundo en aquella etapa de Millau. Ese mismo día, AS publicó una encuesta entre campeones retirados sobre las posibilidades de futuro del ciclista navarro. Bernard Hinault decía: “¿Por qué no puede llegar a ganar el Tour?”. Lo clavó. A partir del año siguiente encadenó cinco.

FUENTE: AS

Nairo Quintana: “Sin el Giro habría estado al cien por cien”

El colombiano Nairo Quintana reconoció este lunes esta viviendo momentos “amargos” en el Tour de Francia, en el que no puede competir con los mejores, al tiempo que señaló que de no haber disputado el Giro de Italia estaría “al ciento por ciento” en la ronda gala.

“Sin el Giro hubiera estado al ciento por ciento. Para otro año estaré en excelentes condiciones para disputar al Tour”, dijo el líder de Movistar, undécimo de la general a 6.16 del maillot amarillo, el británico Chris Froome.

El colombiano aseguró que se le “hizo corto el tiempo de recuperación entre el Giro y el Tour”, aunque indicó que tienen que sentarse a analizar las causas de su mal comportamiento en la ronda gala.

En este sentido, Quintana señaló que no comparte las palabras de su padre, que acusó al Movistar de haberle obligado a disputar las dos carreras en detrimento del ciclista.

“Hace unos días que no hablo con mi padre. Tiene sus conceptos, lo que la gente le dice, se deja emborrachar por elogios de la gente. Cuando estamos delante y ganando nadie dice nada y todo es perfecto. Creo que fueron palabras de rabia, del momento, no es para darle importancia”, afirmó.

Quintana recordó que el año pasado el español Alberto Contador también intentó el doblete y “fue difícil para él” aunque no descartó que algún ciclista pueda intentarlo.

El colombiano tuvo palabras de agradecimiento para los aficionados que le apoyan y “oídos sordos” a las críticas.

“Algunas veces son gente que no entiende, que no ha montado en una bicicleta, que no sabe lo que es sufrir, hacer sacrificios para conseguir las cosas. Llevamos un año muy bueno para mí y para el equipo. Lamentamos la caída de Alejandro (Valverde), si no estaríamos de otra manera”, señaló.

El ciclista comentó que está “tranquilo” porque ha hecho “las cosas bien”. “He trabajado y no han salido las cosas por una u otra razón. No lo sabemos, pero he trabajado para estar bien”, comentó.

Quintana dijo haber sentido “amargura” cuando ayer, en la decimoquinta etapa, se descolgó del grupo de favoritos en el ascenso a un puerto de primera categoría que no era demasiado duro y acabó cediendo casi 4 minutos con respecto al maillot amarillo.

“No es ni bueno, ni bonito, ni fácil que te duelan las piernas más de lo normal. Más cuando no estás acostumbrado. Hay que aceptarlo y terminar de la mejor manera, dignamente”, señaló.

Acabar dignamente pasa por intentar una victoria de etapa en la última semana de la carrera porque “siempre hay ganas y ambición de hacer algo bueno, de sobresalir”, pero sí buenos augurios porque reconoció que el puerto en el que se descolgó ayer “no era demasiado exigente y las piernas no iban”.

Quintana afirmó que su compatriota Rigoberto Urán, que ahora es cuarto de la general a 29 segundos del líder y a solo seis del podium, tiene opciones de acabar entre los tres mejores del Tour.

“Si tiene buenas piernas y una buena estrategia que le pueda favorecer puede subir en el podium. Es uno de los mas fuertes de los que están ahí cerca. Creo que piernas tiene para hacerlo, habrá que ver las estrategias”, comentó.

El ciclista de Movistar señaló que está siendo un Tour muy igualado porque los favoritos tiene fuerzas parejas.

“Se ha visto la superioridad de un equipo pero no ha sacado las diferencias de otros años. Es un Tour bastante interesante. Cualquiera de los que está arriba puede pelear por ganar”, comentó.

FUENTE: AS

Nieve y Landa protegieron a Froome: “Salvamos el susto”

En el peor momento, cuando Ag2r apretaba en cabeza, Chris Froome rompió la rueda trasera de su bicicleta. Michal Kwiatkowski le entregó la suya y el resto del Sky se quemó para que el maillot amarillo regresara al grupo de favoritos: primero, Kiryienka; luego, Henao; por último, Nieve; hasta que Landa se descolgó para reintegrarle. “Completamos un magnífico trabajo de equipo. Somos un bloque unido”, afirmó Landa. Sexto de la general, a 1:17 de su líder, ayer le tocó realizar un pequeño sacrificio: “Por la radio me mandaron parar para subir a Froome. Sin embargo, el mérito corresponde a Nieve”.

El navarro, de 33 años y uno de los mejores gregarios del pelotón, se pegó “una buena paliza” para recortar diferencias: “Se trata de mi cometido. Salvamos un buen susto, que era lo que importaba. Chris es un jefe agradecido y nos felicitó por nuestro esfuerzo al acabar la etapa”. Por si quedaba alguna duda sobre la capitanía y el reparto de papeles en el Sky, que Landa se detuviera lo dejó aún más claro: “Me considero un buen compañero. No me molesta que se me haya puesto la etiqueta de rebelde. A unos les caerá bien y a otros mal. Cumplí y para la tercera semana me encuentro bien. Ofrezco otra alternativa a la escuadra”.

Nada más cruzar la meta, Froome abrazó cariñosamente al alavés: “Thanks, Mikel, well done”. “Gracias, bien hecho”. El británico no suele perder los papeles y siempre se muestra educado con escuderos, rivales y medios de comunicación. Ante los micrófonos explicó lo que ocurrió: “Rompí uno de los radios de la rueda trasera. Kwiatkowski me ofreció su rueda y reemprendí la marcha, aunque con muchísimo estrés. No disponía de referencias. Gracias a la dedicación de mis compañeros conseguí solventar un problema muy serio”.

El amarillo no puso en cuestión que Ag2r apretara en cabeza: “Entiendo que siguieran a tope, la carrera se lanzó antes de mi percance”. Así que Froome disfrutará del liderato en la segunda jornada de descanso: “Me siento bien y en una situación óptima, los demás deben atacarme”.

FUENTE: AS

Landa: “Vaya donde vaya quiero ser el líder del equipo”

Mikel Landa (Sky), primer español en la general, sexto, dejó claro en la jornada de descanso que no volverá “a ser segundo” en ningún equipo, pero afirmó que “cara a cara” Chris Froome es superior a él y que el británico podrá contar con su trabajo para ganar el Tour, a la vez que buscará en lo personal un puesto en el podio.

La situación de estar supeditado a un líder que, aparentemente, no es superior al gregario, lo interpreta de manera tajante mirando al futuro.

“Tengo claro que esto no me puede volver a pasar. Donde vaya hay que tener las cosas claras. No quiero volver a ir de segundo, y si voy es porque quiero”, dijo Landa instantes antes del entrenamiento en la jornada de descanso del Tour de Francia.

Landa ve similitud entre la situación actual de su equipo y la que tuvo lugar en 2012 entre Froome y Bradley Wiggins en el mismo equipo británico.

“La situación se puede asemejar, pero hay que tener en cuenta que en este Tour Froome, cara a cara, me ganaría porque tiene una buena contrarreloj el penúltima día. Somos compañeros, no rivales”, aclaró.

Una situación casi idéntica a la que vivió Landa cuando defendía los colores del Astana en 2015, cuando en el Giro su equipo le frenó para ayudar al líder, entonces Fabio Aru. El alavés acabó tercero en la carrera rosa.

“Sí, la verdad es que un poco sí me lo recuerda. Es una situación ya vivida. Sé a qué he venido al Tour y es lo que hay. Me recuerda a los tiempos del Astana, pero ahora estamos jugando a ganar el Tour, no a ser segundos”, dijo.

No obstante, Landa considera que para el Sky “sería bonito ganar con Froome y tenerme en el podio de París. Estamos en ello, contentos, y tengo la misma sensación que en la primera semana. Hay un buen grupo de gente y hay buen rollo”.

El ciclista alavés admite que sus aspiraciones pasan, como mínimo por el podio.

“Si no le perjudico a Froome me encantaría lograr podio. Me veo bien y me gustaría, pero no puedo perjudicarle. Más que una baza puedo ser una pieza clave para frenar a los rivales. Es complicado. Le tendría que pasar algo raro a Froome para ser una baza”, comentó.

El ciclista de Murguía se refirió al estado de forma de Froome en relación al año pasado.

“En 2016 fue más superior, pero tuvo más terreno que este año. Esta vez la crono inicial era corta para él y en Peyragudes no tuvo su mejor día. No está muy por encima de los demás, pero está bien”

Mirando al futuro y sus grandes aspiraciones, Landa no tiene claro que tenga un Tour en sus piernas, prefiere incluir varios factores antes de emitir un juicio.

“No sé si mi objetivo es el Tour de Francia. No me transmite lo mismo que el Giro, son carreras diferentes, otros rivales. Ya veré lo que me pide el cuerpo. Para saber si tengo un Tour en las piernas hay que ver el perfil, valorarlo y mirar si se me adapta mejor que el Giro. Ahora no lo sé, no es lo mismo venir a ganar que a ayudar.”

Landa se refirió a su futuro e indicó que “aún es pronto para decidir”, ya que en el Tour “hay poco tiempo para pensar en esas cosas”.

Respecto a las etapas que restan, Landa considera que la mejor es la que acaba en alto, en el Izoard, aunque la del Galibier, con descenso final, “también podría ser interesante”

Ante el planteamiento a seguir, “aún tenemos que hablar de lo que vamos a hacer. Tenemos el liderato y hay que defenderlo. No hay margen para relajaciones y tenemos que ir al ataque”.

No tiene dudas Landa respecto a los enemigos colectivos o individuales.

“El Ag2r es el equipo más fuerte, el que más daño hace. Ayer nos pusieron las cosas difíciles, hubo momentos de pánico, creo que es el equipo más fuerte después del nuestro”.

“Individualmente el más fuerte es Bardet, quien tiene un gran equipo. A Aru y Urán no les veo tan activos, y respecto a Alberto Contador cada día le veo mejor y es un corredor que la puede liar, hay que tener mucho cuidado con él”, comentó.

Preguntado sobre el intento del colombiano Nairo Quintana de hacer Giro y Tour con objetivo de ganar, Landa señaló que “cada cuerpo es un mundo”.

“A mí hacer Giro y Tour me está yendo diferente que a Nairo Quintana. Él tuvo un inicio de temporada más fuerte que el mío. Yo fui más tranquilo. Cada cuerpo es un mundo”, afirmó.

FUENTE: AS

Mollema: “Sabía que era mi oportunidad de ganar en el Tour”

Bauke Mollema estrenó su palmarés en el Tour en Le Puy en Velay. El neerlandés se metió en la fuga y remató con temple y valentía: “Sabía que se trataba mi oportunidad de ganar una etapa. Me sentí muy bien en la última subida. En el descenso conseguí una pequeña ventaja y pensé que podría vencer en solitario. Calculo bastante bien mi ritmo, así que cuando vi que llevaba 40 segundos de ventaja creí que me valdrían. Me vacié en los kilómetros finales, entré en la meta fundido”.

Gregario de Alberto Contador en el Trek, su triunfo libera “de bastante presión” a la escuadra norteamericano: “Todos los compañeros llegamos a Düsseldorf con las ideas claras: ayudar a Alberto a conquistar la carrera. Sin embargo, las caídas y la mala fortuna le alejaron en la lucha por la general, aunque en Foix demostró la clase de campeón que es”. Respecto a su función supeditado a Contador, no le disgusta: “Aprendo día a día a trabajar en equipo. Dispuse de libertad en el Giro. No me importa sacrificarme”.

Mollema, buen ciclista, pero poco rematador, añade esta victoria a otro parcial en la Vuelta de 2013, en Burgos, y la Clásica de San Sebastián de 2016: “Mis mejores resultados hasta la fecha se habían producido en España. Ahora presumiré también de un peleado éxito en la ronda más importante”.

FUENTE: AS

Nairo: “Cuando el cuerpo no responde… no responde”

Nairo Quintana no tuvo su mejor día en el Tour de Francia. Llevaba varios días luchando contra sus malas sensaciones, pero hoy, última etapa en el Macizo Central, acabó explotando y cedió más de cuatro minutos con el grupo de Froome, Aru y compañía: “Cuando el cuerpo no responde… no responde. La cabeza quiere ir hacia adelante, pero no tengo buenas sensaciones”.

El colombiano sufrió en una etapa dura, que estuvo marcada por el movimiento de los corredores del Ag2r: “Ha sido una etapa trepidante, muy exigente”. Mañana el Tour vive su segunda jornada de descanso, para después afrontar los Alpes: “Vamos a seguir peleando. No me rendiré nunca. Iremos día a día a ver qué pasa”.

FUENTE: AS

Froome salvó un órdago del Ag2r y Mollema remató la fuga

El Macizo Central no decidió nada, aunque estuvo a punto de hacerlo. El Ag2r de Romain Bardet dejó cortado a Chris Froome en un descenso, puso al maillot amarillo contra las cuerdas con una maniobra brillante, acompañada también de una avería del líder, pero no supo rematar la faena. El británico se reintegró y salvó el desafío. Eso sí: con el susto en el cuerpo. El vencedor de la etapa fue un ilustre, Bauke Mollema, compañero de Alberto Contador en el Trek, el más resolutivo en una numerosa fuga que llegó a tener 28 corredores. Es su primera victoria en el Tour.

Siempre que la Grande Boucle llega al Macizo Central, sobre un terreno escarpado y traicionero, nos imaginamos sesudas tácticas y sibilinas emboscadas, pero realmente han sido las menos veces cuando han ocurrido cosas relevantes en la clasificación general. No me refiero a los tiempos de aquel otro Puy, el volcán Puy de Dôme, que era garantía de éxito. No se sube desde 1988. En el recuerdo dejó aquella imagen de Anquetil y Poulidor hombro con hombro. O esa otra de Bahamontes en cronoescalada con Clermont Ferrand al fondo. Y en su palmarés a Julio Jiménez, a Ocaña, a Arroyo y al propio Fede. En la historia reciente tenemos también el órdago de la ONCE a Indurain en Mende en 1995. Pero no se puede vivir siempre de Mende.

Este domingo se llegaba a un Puy más modesto, Le Puy en Velay. Antes se subían dos puertos de primera. El Naves d’Aubrac se ascendía prácticamente de salida, era el punto marcado para la formación de la escapada. De repente vimos ahí a Contador. A su estela salió Mikel Landa. Recordamos la etapa del pasado viernes, esa espectacular cabalgada por los Pirineos. Y empezamos a imaginar que esta vez sí, que el Macizo Central sí podría decidir cosas. No fueron muy lejos. No estaba el Tour para permitir estas fiestas.

A cambio sí se fraguó una fuga numerosa, un grupo integrado por 28 ciclistas de la clase media-alta del Tour. Ahí estaban Barguil, Mollema, Roche, Pinot, Tony Martin, Matthews, Calmejane, Bakelants, De Marchi, Ulissi… Y dos españoles: Maté y Navarro. Aquí se iba a jugar la etapa. Aquí se iba a exhibir Mollema con veinte kilómetros de escapada en solitario.

Nos habíamos acomodado ante el televisor para ver ese desenlace… Y de repente, otra vez de repente, volvieron a suceder cosas. Igual que lleva haciendo durante todo el Tour, el Ag2r de Bardet se colocó en cabeza en un descenso, a ver si sorprendía a algún favorito. Y cayó el premio gordo. Las tomas aéreas nos mostraron a Froome descolgado. Justo cuando logró enlazar, tuvo que echar pie a tierra por una avería, para cambiar su rueda con Kwiatkowski. Esta vez sí, el Macizo Central podría decidir cosas.

Por delante quedaba el Peyra Taillade, el otro puerto de primera: 8,3 kilómetros al 7,4%, con rampas del 14%. Se coronaba a 31 kilómetros de la meta, aunque a medio camino todavía quedaba la tachuela de Saint Vidal. A esas alturas de etapa, una tachuela se convierte en un ‘mortirolo’. Froome llegó a perder unos 45 segundos, pero pudo reincorporarse al grupo en plena subida al Peyra, ayudado por Nieve y Landa, después de un enorme calentón. Bardet no quiso dar respiro y arrancó para rematarle. No lo logró. Tampoco en la cota posterior. El Ag2R lidió bien, pero falló con el estoque. El maillot amarillo volvió a salir vivo. No puede decir lo mismo Nairo Quintana: tocado y hundido en la misma batalla, Perdió 3:34 minutos y se aleja a 6:16.

FUENTE: AS