El Brabante Flamenco

El Brabante Flamenco

El Brabante Flamenco habla italiano

Sonny Colbrelli (Bahrain Merida Pro Cycling Team) se impuso en la Flecha Brabanzona por delante de Petr Vakoc (Quick-Step Floors) y Tiesj Benoot (Lotto Soudal). El italiano hizo valer su velocidad en un reducido grupo que llegó destacado a meta tras un lejano ataque.

 

Sonny Colbrelli (Bahrain Merida Pro Cycling Team) ha conseguido la segunda victoria de la temporada tras alzarse con la 57ª edición de la Flecha Brabanzona. El italiano se metió en el corte bueno a falta de 50 kilómetros e impuso su punta de velocidad en el reducido sprint final (previo muro) para vencer con comodidad al checo Petr Vakoc (Quick-Step Floors), que defendía corona, y al belga Tiesj Benoot (Lotto Soudal). La última vez que un ciclista transalpino alzaba los brazos en esta clásica flamenca ocurrió en 2004, con victoria del ya retirado Luca Paolini.

Clásico recorrido rompepiernas

La 57ª edición de la Flecha Brabanzona presentó un trazado sin apenas novedades respecto a los años anteriores. Con un total de 197 kilómetros, los corredores debían salir desde Lovaina y poner rumbo sur hacia la zona de Nivelles tras un primer paso por la línea de meta, situada en la localidad de Overijse. El perfil, asequible en la primera parte de la carrera, se iría complicando con el paso de los kilómetros para acumular un total de 26 muros. La mayoría de ellos llegaría en el último tercio de competición, con la realización de un circuito de 23,4 kilómetros al que se darían tres vueltas. El encadenamiento de las cotas HagaardHertstraat, Holstheide, Ijskelderlaan y Schavei —esta última, en línea de meta— definiría el vencedor final en las inmediaciones de Overijse.

Una escapada de cinco probó suerte

Como era de esperar, un grupo de cinco corredores contó con el visto bueno del pelotón desde los primeros kilómetros para formar la fuga de la jornada: Jacques Janse Van Rensburg (Team Dimension Data), Adam Blythe (Aqua Blue Sport), Lorenzo Rota (Bardiani CSF), Zakkari Dempster (Israel Cycling Academy) y Christophe Masson (WB Veranclassic Aquality Protect).

Zakkari Demspter encabeza la fuga | Foto: Israel Cycling Academy‏

El quinteto, que llegó a obtener una renta de casi siete minutos, viajó en buena sintonía a pesar de comenzar la primera de las tres vueltas al circuito final con solo un minuto de ventaja. En el pelotón, la presencia de equipos como Lotto Soudal y Team Sunweb provocó que el grupo se enfilara justo cuando comenzaba la fase decisiva de la carrera. Comenzaba la caza y la escapada tenía los minutos contados.

No obstante, el grupo fue capaz de mantener más o menos estabilizada su ventaja en las primeras cotas. Algo que no pudo hacer el australiano Zakkari Dempster, al que un problema con el cambio en uno de los muros le supuso ser absorbido prematuramente por el gran grupo.

Neutralización y nueva carrera

El final de la primera vuelta al circuito dinamitó la carrera, con el pelotón partiéndose en el muro Ijskelderlaan y los cuatro de cabeza siendo neutralizados en la subida a Schavei, formándose de esta manera una nueva escapada a falta de 50 kilómetros para el final. Dos vueltas por delante y el panorama había cambiado súbitamente.

Momento en el que una decena de corredores tomaba ventaja sobre el pelotón | Foto: Eurosport

Un atractivo grupo de trece corredores —entre ellos Benoot (Lotto Soudal), Juul-Jensen (ORICA-Scott), De Plus y Devenyns (Quick-Step Floors), Colbrelli y Bole (Bahrain Merida Pro Cycling Team), Devolder (Vérandas Willems-Crelan), Dillier (BMC Racing Team), Campenaerts y Lindeman (Team LottoNL-Jumbo)— se destacó en cabeza con una ventaja de 25 segundos sobre un pelotón que parecía desgranarse por momentos. Una vez más, los muros flamencos volvían a desatar la anarquía en una clásica.

Por detrás, Direct Énergie tiraba del pelotón, luchando por los intereses del francés Brian Coquard. Bajo esta tónica se entraba en la última vuelta, con una decena de corredores en cabeza y un pelotón que no tiraba la toalla (22 segundos por detrás), a pesar de los ataques que se sucedían constantemente.

Sin entendimiento en el último giro

Con solo 18 kilómetros por disputarse y el pelotón echándose encima de los líderes, comenzaron a incrementarse los ataques, tanto en el grupo de cabeza como en el perseguidor, que se iba rompiendo por el alto ritmo. La carrera era un caos. Sin embargo, los ataques se alternaban con parones, algo que solo beneficiaba a los escapados, que volvían a tener una ventaja de 25 segundos. Los principales equipos World Tour tenían representación en la escapada, de modo que era una insensatez ponerse a tirar.


Juul-Jensen tira del grupo que se jugaría la victoria final | Foto: ORICA-Scott

La carrera llegaba a su desenlace y Lindeman endurecía el ritmo en el Ijskelderlaan, vistos los acercamientos de Wellens y Vakoc (ganador el año pasado), que conseguían enlazar con los ocho de cabeza a los pies del muro Schavei. Después de un férreo marcaje sobre el checo en la última rampa, el italiano Sonny Colbrelli (Bahrain Merida) impuso su velocidad para conseguir una holgada victoria por delante del propio Petr Vakoc (Quick-Step Floors) y Tiesj Benoot (Lotto Soudal).

El italiano consigue de esta forma su segundo triunfo de la temporada, tras la segunda etapa de la París-Niza, disputaba bajo unas condiciones meteorológicas adversas.

Clasificación de la 57ª Flecha Brabanzona

Fuente: Eurosport

vavel.com

Publicar un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *