Ciclismo

Érika y un futuro prometedor en el ciclismo de ruta

Érika Milena Botero, la joven que hasta hace dos años le ayudaba a su padre Jhon William a ordeñar vacas en La Unión, Oriente de Antioquia, se convirtió ayer en la nueva campeona de la Vuelta Nacional del Futuro.

“Estoy muy contenta. Llevaba tres años luchando por este sueño y gracias a Dios se hizo realidad. A él, a mi padres y hermanos les dedico este logro”, dijo la deportista.

Ayer, tras arribar en la quinta posición en la cuarta y última etapa de 53 km en Tunja y ganada por Lina Rojas (Bogotá), Érika (Antioquia Bike House) no tuvo inconvenientes para defender la camisa amarilla de líder.

En la general se impuso ante otra paisa, Daniela Atehortúa (Liga de Antioquia), subcampeona por 22 segundos; y Leidy Torres (Cundinamarca), a 1.04.

“Este título también es para mis compañeras. Esto no se consigue sola sino gracias a todo un equipo”, resaltó Botero, quien además de vencer en la etapa reina que terminó en Soacha, levantó los títulos de la regularidad y la montaña.

“Este es el fruto del esfuerzo, la dedicación y responsabilidad con mis entrenamientos”, aseguró Botero, que retornó a la competencia con sed de triunfo tras una lesión en la rodilla izquierda (dislocamiento) que la privó de los Nacionales, el Panamericano y el Mundial. Hoy, a sus 17 años, muestra casta de campeona.

ELESPECTADOR