CiclismoNoticias

La etapa 13 del Giro de Italia será la primera llegada en alto

Este viernes se disputará la etapa 13 del Giro de Italia y será una jornada dura de montaña con, además, final en alto: un recorrido de 196 kilómetros entre Pinerolo y Ceresole Reale, con meta en el Lago Serrú.

El pelotón saldrá en busca de una llegada en alto por encima de los 2.000 metros. La etapa se desarrolla por completo en zona alpina, en la provincia de Turín, pasando por el norte la capital piamontesa y subiendo al principio el Colle del Lys (primera categoría) desde su pendiente más difícil, con largos tramos entre el 9 y el 10%.

Los corredores en competencia tendrán un ascenso inédito al Pian del Lupo. camino del Santuario de Santa Elisabetta, duro y difícil tanto para escalar como para descender, con pendientes de dos dígitos, pese a ser de segunda. Al final del descenso, en Pont Canavese, comienza el ascenso final que, entre una ligera pendiente y un verdadero ascenso, se prolonga más de 44 kilómetros.

Luego de pasar Noasca, arranca la subida final, con pendientes de casi el 9% en la primera parte, en la que se recorre la antigua carretera asfaltada, que evita un largo túnel de 3.650 m. Una vez en Ceresole, la carretera se aplana junto al lago artificial para reanudar la escalada durante los últimos 10 kilómetros. En ellos, la carretera se eleva de nuevo alrededor del 9% con un camino estrecho y, a través de numerosas curvas, llega al Lago Serrù, donde se sitúa la llegada a una altitud de 2.247 metros. La recta final es de 50 tros de largo.

Con información marca