CiclismoLas NoticiasNoticias

La policía reveló que encontró tizanidina en la redada al Bahrain en el Tour de Francia

La policía francesa encontró tizanidina durante su redada en el hotel del Bahrain en el pasado Tour de Francia. La sustancia no se encuentra entre las prohibidas por la Agencia Mundial Antidopaje, pero sí se necesita una autorización temporal para su uso terapeútico.

Las pesquisas se produjeron durante la noche del 14 de julio, tras la etapa del Portet, en el Novotel de Lescar, donde también se hospedaban Groupama y Movistar. Cerca de 40 agentes de la Oficina Central de Lucha contra los Ataques Ambientales y la Salud Pública (OCLAESP) se presentaron allí para registrar el autobús, los coches y las habitaciones del equipo en busca de información y sustancias prohibidas. Accedieron a maletas, móviles y ordenadores.

Se trató de una maniobra coordinada desde el 3 de julio por los tribunales de Marsella (los mismos que intervinieron al Arkea de Nairo en 2020), teledirigida por la sospecha de “uso e importación de productos ilegales”. “Una investigación de más de un año”, como afirmaron a AS fuentes del caso, una ramificación de la Operación Aderlass, ya que los nombres de Kristijan Koren y Borut Bozic, exciclistas del Bahrain sancionados, y Milan Erzen, mánager, se vincularon a esa trama.

La tizanidina, un derivado de la imidazolina, se utiliza como relajante muscular y en el tratamiento de enfermedades como la espasticidad. Se comercializa con el nombre de Sirdalud o Zanaflex. Según un artículo recogido por Pubmed, una base de datos con publicaciones de revistas científicas, se encontró en muestras de cabello tomadas por “agentes del servicio de salud pública” francés de “corredores profesionales” durante “una carrera de tres semanas en Francia”.

Tras la publicación del artículo, el Bahrain Victorious emitió un comunicado que rezaba lo siguiente: “Ni el equipo Bahrain Victorious ni ninguno de sus corredores han sido notificados de forma oficial ni extraoficial de ningún hallazgo de tizanidina u otras sustancias. Al equipo le gustaría recordar que los autores del artículo científico han expresado de forma clara que la tizanidina no es una sustancia prohibida en el deporte. El equipo está consultando a sus asesores legales acerca de las razones que pueden haber llevado a que algo así se publicara con una investigación en curso sin que el equipo haya sido notificado, lo que daña su reputación. En este punto, el equipo no tiene más comentarios”.

AS