Las Noticias

La bicicleta, protagonista del paro en Francia

Podría decirse que al presidente Emmanuel Macron no le gustan los finales de año. En diciembre de 2018, el mandatario enfrentó su primer gran reto con el movimiento de los chalecos amarillos. Doce meses después de manifestaciones casi diarias, este año, un nuevo estallido social lo tiene contra las cuerdas.

El rechazo a la reforma movió a la gente a las calles. Las movilizaciones comenzaron el 5 de diciembre con un paro general que detuvo el funcionamiento normal del transporte público. En plena época navideña, los trenes, el metro y los autobuses están funcionando a un 30 % de su capacidad.

Esta situación ha obligado a los franceses a optar por otros medios de transporte. Si bien algunos han sacado sus carros particulares, otros han preferido las bicicletas, las motos y los monopatines eléctricos. Nunca, de acuerdo con medios parisinos, había en las calles tantos ciclistas y personas manejando vehículos en los andenes peatonales.

La huelga general ha movilizado también a varios colectivos de ciclistas de la ciudad de París, que en los últimos días han publicado varios manuales para los ciudadanos que apenas van a empezar a movilizarse en bicicleta. Si bien en París el número de ciclorrutas ha aumentado, los ciclistas todavía tienen que compartir muchas vías con los automóviles. Por ello, grupos como la Federación de Usuarios de Bicicletas (FUB) han publicado mapas donde señalan los puntos más peligrosos para quienes andan en dos ruedas.

El Espectador