CiclismoLas CarrerasLas Noticias

Julian Alaphilippe se disculpa y asume “toda la responsabilidad” en la clásica Lieja-Bastoña-Lieja

Un error de novato, levantar los brazos antes de cruzar la línea de meta, y un zigzagueo en el sprint final poco propio de un ciclista de la categoría y veteranía de Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step), le costaron al francés el primer y segundo puesto en la 106ª edición de la clásica Lieja-Bastoña-Lieja.

Tras promover la selección definitiva en la ascensión a la Côte de la Roche-aux-Faucons y llegar en un grupo de cinco a la recta de meta, el recién estrenado Campeón del Mundo estrenó también la conocida como `maldición del arcoíris´ al perder `por h y por b´ una victoria que él mismo daba ya por segura.

Alaphilippe levantó los brazos apenas un metro antes de la última línea y pudo ver como el esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma) se le colaba por la derecha y, en un último golpe de riñón, se hacía con el triunfo en `la Decana´.

Momentos después llegaban más malas noticias, el jurado técnico lo relegaba al último lugar en el grupo (5º) al considerar irregular los cambios de dirección que llevó a cabo durante el sprint y que perjudicaron las opciones del suizo Marc Hirschi (Sunweb) y del esloveno Tadej Pogacar (UAE Emirates).

“Ataqué en la parte más empinada de Roche-aux-Faucons, hice una selección allí y abrí hueco junto a otros ciclistas. Trabajamos bien juntos, mantuvimos nuestra ventaja sobre los perseguidores y vi con confianza que llegábamos al último kilómetro”, explicó Alaphilippe.

“Comencé mi sprint a 200 metros del final, pero luego cometí ese error, del que asumo toda la responsabilidad. Soy consciente de que mi trayectoria provocó un problema a los demás ciclistas y me disculpo por ello, pero quiero subrayar que no lo hice a propósito. Acepto la decisión del jurado y todo lo que puedo hacer ahora es concentrarme en las próximas carreras”, dijo el Campeón del Mundo.