CiclismoLas CarrerasLas Noticias

Fortaleza de Pogacar: “Tiene 22 años, corre despreocupado y ama la bici”

El Tour de Francia encara su segunda semana de carrera con un Tadej Pogacar que parece imbatible. El ciclista esloveno del UAE, defensor del título de 2020, ha realizado dos exhibiciones que le colocan como casi único candidato al primer puesto del podio de París, aunque hasta la última línea nada hay seguro.

Esa es la opinión del director español del UAE, Joxean Fernández Matxin. “Esto no está acabado. De hecho, Tadej está a un nivel similar al del año pasado. Lo que ocurre es que, sin menospreciar su trabajo, las caídas y los problemas impiden que los rivales puedan estar a su nivel. Pero tenemos que ser respetuosos con el resto y no dar nada por hecho hasta la última línea”, decía ayer a MARCA en Albertville. Para el vasco, este Tour está siendo tan divertido gracias al hambre de la nueva generación de ciclistas entre los que se encuentra su pupilo. “No solo es por Pogacar. También gracias a otros como Van der Poel, que arranca de amarillo desde la salida, o Van Aert, que siempre da todo. La llegada de la juventud, con ciclistas inconformistas y atacantes que buscan dar espectáculo y creen en sus posibilidades de ganar”, dice alguien que no duda en ensalzar el estilo de su pupilo esloveno.

“Me encanta tener ciclistas tan agresivos como él. Así es mucho más fácil planear tácticas y situaciones de carrera. Y siempre quiere atacar, aunque el planteamiento sea de etapa menos agresiva”, añade un Matxin que señala como una virtud del esloveno su confianza absoluta: “Está tranquilo. Él confía en sus compañeros, sus compañeros confían en él. Y Tadej confía en Tadej. Pero con prudencia. Hemos pasado el primer día de descanso, queda otro más y dos semanas de competición. Hay que ir paso a paso, mirando por todo el plantel. Los que piensan que nuestro equipo no es fuerte tienen que ver más la tele. Entre 28 ciclistas teníamos ocho, entre los últimos 18, 4. Es una cuestión de estadística y de números”.

Aburrido de sospechas

“Cuando alguien no cree en mí trato de probarle que se equivoca. Pasamos numerosos controles para mostrar a los escépticos que se equivocan”, asegura el ciclista, que narró que fue sometido a tres test antes del inicio del Tour, dos antes de la novena etapa, la segunda en los Alpes, y uno más en la meta”, dijo contrariado. Para su compañero Formolo, que no duda de él, su fortaleza es “que tiene 22 años, corre despreocupado y ama la bici. Todo parece fácil para él. Tiene ganas de ganar y ganar, es insaciable”.

Los problemas de Roglic han allanado el camino a un Pogacar al que nadie ve rival. “Está por encima”, dice Carapaz. “Corriendo así es imposible”, añadía Enric Mas. Su guerra es otra, el podio. El amarillo, salvo sorpresa mayúscula, ya tiene dueño.

Marca